Skip to content

ACI Blog

Una inmersión profunda en las tendencias de pago en el mercado mexicano (Parte 1)

El efectivo sigue siendo la forma preferida de pago del consumidor en México, especialmente entre la población rural, debido al conocimiento limitado de las tarjetas de pago o al acceso limitado a la infraestructura bancaria. El efectivo se usa principalmente para realizar pagos de poco valor en los minoristas y para el pago de facturas de servicios públicos, impuestos y tarifas de transporte. Una parte significativa de la población se dedica a negocios informales como el comercio en las calles, incluidos los agricultores, los vendedores ambulantes, los empleados domésticos y los trabajadores independientes.

Las tarjetas de débito han crecido en importancia debido a la introducción de servicios de nómina electrónicos, un aumento de la población con acceso a servicios bancarios- basada en muchas opciones alternativas de pago creadas por los 23 bancos actuales en el país- y la distribución del gobierno de fondos de bienestar social a través de tarjetas. El gobierno de México se está enfocando en la inclusión financiera al emprender tres programas de beneficios sociales: Oportunidades, Programa para Adultos Mayores y Procampo, desembolsando beneficios a través de cuentas bancarias y tarjetas. Estos programas son supervisados por el Ministerio de Desarrollo Social. Los bancos también han apoyado los programas de inclusión financiera, lo que ha resultado en un aumento de la población con acceso a servicios bancarios de 31.5% en 2012 a 46.8% en 2016 (Fuente: GlobalData Research), que a su vez ha respaldado un aumento en la penetración de tarjetas de débito.

Las tarjetas de pago siguen siendo el método de pago más popular entre los compradores en línea, representando el 60.8% del valor de las transacciones de eCommerce global en 2016. Además, los pagos alternativos, como PayPal, MercadoPago, DineroMail y SafetyPay, se utilizan ampliamente para compras en línea. La disponibilidad de servicios de billetera digital, y la seguridad y conveniencia que ofrecen, los ha hecho populares entre los consumidores.

A pesar de ser de “tamaño pequeño”, el mercado mexicano de tarjetas de crédito tiene un crecimiento en términos de la cantidad de tarjetas en circulación, así como del valor y la cantidad de las transacciones, respaldado por el alto gasto del consumidor.

Para combatir las actividades de pago fraudulentas en México, los bancos y los proveedores de esquemas están tomando una serie de medidas, un ejemplo es la introducción de Mastercard de la solución Identity Check Mobile introducida en noviembre de 2016. La solución permite a los titulares de tarjetas verificar en pagos en línea escaneando su huella digital o tomando una selfie. A diferencia de los métodos de verificación de identidad existentes – que alejan a los compradores en sitios web o en la aplicación móvil de un comerciante que a menudo requieren que recuerden e ingresen una contraseña – Mastercard Identity Check Mobile verifica al usuario a través de tecnologías que incluyen biometría y contraseñas de un solo uso. En enero de 2015, Oberthur Technologies se asoció con PROSA, un proveedor de servicios de procesamiento de pagos, para lanzar la tecnología OT Motion Code. Con Motion Code, el código CVV de la tarjeta se reemplaza por una mini-pantalla en la que el código CVV cambia automáticamente a intervalos regulares, lo que hace imposible que los estafadores hagan un mal uso.

La adopción de pagos alternativos está creciendo gradualmente en México, con bancos y proveedores de soluciones de pago que lanzan productos y servicios en el sector. Por ejemplo, Mastercard se asoció con Banamex para lanzar su billetera digital, Banamex Wallet, en 2016. La aplicación móvil compatible con Android se puede utilizar para realizar pagos móviles sin contacto, que están autorizados por un PIN de cuatro dígitos. Los usuarios pueden agregar todas las tarjetas de crédito de la marca Mastercard a la billetera. En 2014, BBVA Bancomer lanzó su billetera móvil, BBVA Wallet, en México. La billetera permite pagos seguros con NFC en ubicaciones comerciales que aceptan pagos sin contacto.

Para mejorar aún más la inclusión financiera, México se unió a la Alianza Better Than Cash con sede en la ONU en 2016. La medida se produjo después de que el gobierno introdujo una política nacional sobre inclusión financiera para promover el uso de pagos electrónicos en todo el país y reducir la dependencia del efectivo. Con el 86% de los 124,6 millones de habitantes que poseen teléfonos móviles, Better Than Cash Alliance tiene como objetivo aprovechar la popularidad de los teléfonos móviles para pagos digitales. A principios de febrero de 2016, PROSA se asoció con el proveedor de soluciones digitales Gemalto para ofrecer servicios de pago móvil a sus bancos socios, que incluyen el 95% de los emisores de tarjetas de crédito, débito y prepago en el país. El Trusted Service Hub de Gemalto permite a los bancos ofrecer sus propias billeteras móviles utilizando la tecnología de emulación de tarjetas, mientras que PROSA es el desarrollo de billeteras móviles, la identificación y verificación del titular de la tarjeta, la digitalización y la seguridad de la tarjeta.

En la próxima parte de esta serie de dos partes, analizaremos el mercado de comercio electrónico en México y el futuro de los pagos en el país.

Payments Expert

ACI Worldwide powers electronic payments for financial institutions, retailers and processors around the world with its broad and integrated suite of electronic payment software.

[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]