Skip to content

Latinoamérica va dejando de lado el uso de dinero en efectivo

Latinoamérica es una región en la que el efectivo sigue siendo el instrumento de pago predominante a la hora de comprar en las tiendas. Esto se debe principalmente a que tiene una gran población de compradores con bajos ingresos y acceso limitado a medios de pago electrónicos.

Afortunadamente, hay varios factores que contribuyen para poder cambiar el dinero en efectivo por pagos electrónicos, que se estima en un 87% en Argentina, 74% en Brasil y 86% en México, según el Informe McKinsey de Pagos Globales 2020. En primer lugar, en su lucha contra el dinero en efectivo, los gobiernos de la región se encuentran estimulando la apertura gratuita de cuentas de ahorro, incluso haciendo que el desembolso de subsidios económicos se deposite en dichas cuentas. Los bancos, los neobancos y las fintech también promueven el acceso fácil a los pagos electrónicos, incluyendo billeteras digitales y tarjetas prepago, que se potencian gracias a la alta penetración de los teléfonos inteligentes. Por último, se ha reducido drásticamente el costo por aceptar pagos electrónicos para los comerciantes, gracias a la oleada de dispositivos alternativos y tradicionales de punto de venta, que incluyen pagos a través de códigos QR, mPOS y billeteras digitales, por mencionar sólo algunos.

El tener la tecnología disponible es, por supuesto, un factor clave, pero a menudo se necesita un catalizador para que la población se habitúe. Y es precisamente eso lo que la pandemia del COVID está logrando. Como resultado, considero que el uso de dinero en efectivo se reducirá a menos del 50% en los próximos dos a tres años.

Top tendencias de pago de los retailers en Latinoamérica

Al observar específicamente a los comercios, vemos que los pagos electrónicos se están convirtiendo en un factor clave para atraer y fomentar la lealtad de los clientes.

Debido a la pandemia, el comercio electrónico, que ya ha venido experimentando un crecimiento estable de dos dígitos durante los últimos años, se ha convertido en el canal número uno para promover ventas. Y con la proliferación de instrumentos de pago, como se ha mencionado, es esencial que los retailers tengan una amplia aceptación de éstos en el canal de comercio electrónico.

También vemos que la aceptación de los pagos en las tiendas está cambiando para adoptar métodos que eliminen la fricción tanto como sea posible. Para los consumidores, esto significa tener la capacidad de pagar de la manera que prefieran y abandonar las filas en caja lo más rápido posible, ya sea usando tarjetas tradicionales, teléfonos inteligentes o cualquier dispositivo portátil.

Por último, vemos que los comercios desarrollan servicios financieros cada vez más y obtienen ingresos adicionales gracias a préstamos en sus puntos de venta y a la emisión de tarjetas abiertas.

¿Qué son los “pagos invisibles?”

Migrar a métodos de menor fricción permite que los consumidores paguen sin intervenciones innecesarias en el proceso de caja. Es algo así como tomar los bienes deseados de una tienda física y simplemente salir caminando con ellos, efectuando el pago en segundo plano, pero de manera tan segura y precisa como de costumbre. Esta experiencia se conoce como “pago invisible”, en la que organizaciones como Uber son pioneras.

La ventaja obvia es que los usuarios que pueden pagar de esta manera se ahorrarán mucho tiempo al evitar las filas. Para la industria del retail, disminuir la intervención manual reducirá las posibilidades de errores y tiempo que el personal dedica a los pagos, lo que conlleva a una reducción de costos. También dará a los comerciantes la oportunidad de escalar al reducir embotellamientos en sus cajas.

La industria de los pagos se enfrenta al reto de implementar esta tecnología de forma que sea tan a prueba de fallos como sea posible. Esto significa asegurar que los artículos y precios correctos sean asignados al consumidor de una manera segura y que prevenga el fraude. En términos de tecnologías emergentes, es posible que el aprendizaje automático y la identificación biométrica, que es más avanzada, sean lo que marque el progreso de los pagos invisibles.

Los pagos invisibles ya hacen parte de nuestra vida cotidiana

A medida que vemos que los pagos invisibles surgen primero en los servicios de vehículos compartidos, vemos cómo este concepto emerge en otras industrias gracias a la pandemia; por ejemplo, en los restaurantes. Es posible hacer el pedido desde un dispositivo móvil y el pago se procesará y efectuará cuando salga del restaurante. También hemos visto programas piloto en tiendas de víveres como Amazon Go, que añaden automáticamente los productos de un comprador a su carrito virtual y realizan el pago cuando el comprador sale de la tienda.

Estos son apenas algunos ejemplos; pronto veremos otras aplicaciones en las que la reducción del contacto personal y de los tiempos de espera son un factor clave. Entre más se perfeccionen las tecnologías que habilitan los pagos invisibles, más se expandirán.

La importancia de mantenerse al día con las tendencias en términos de pagos

El espacio de los retailers es muy competitivo y ha llegado a puntos en los que los márgenes son tan bajos que hay poco espacio para más batallas de precios. Bajo este escenario, la manera en la que los comercios pueden marcar una diferencia es a través del servicio y la experiencia que le proporcionan a sus consumidores. Permitirles a los clientes pagar de la forma que prefieran y que sea tan sutil y segura como sea posible es un diferenciador clave para generar lealtad y mantener la lucha por la cuota de mercado. También trae beneficios adicionales, desde la reducción del costo del fraude y las devoluciones de cargos excesivos hasta la optimización del flujo de caja al agilizar la aceptación de los pagos.

Hasta ahora, los comercios han adoptado la mayoría de las nuevas tecnologías de pago utilizando diferentes soluciones que a menudo trabajan en silos. Estos silos no sólo crean un ecosistema que es difícil de mantener y actualizar, sino que también experimentan un recorrido desconectado del cliente. Esta será una pieza crítica del rompecabezas para los retailers que enfrentan los desafíos del mercado.

ACI Omni-commerce ofrece a los comercios una plataforma de procesamiento de pago seguro que permite apoyo consolidado tanto en la tienda, como en línea y a través de pagos móviles. ACI Omni-commerce les permite a los comerciantes ofrecer experiencias multicanal verdaderas a sus clientes, de manera consistente y sin dificultades garantizando su realización y escalabilidad para mejorar sus ventas hoy y en el futuro.

Obtenga más información sobre nuestra solución ACI Secure eCommerce, que incluye nuestro gateway de pagos de comercio electrónico independiente del adquirente, que conecta a los comerciantes y PSP con una red global de adquirentes locales y transfronterizos y métodos de pago alternativos.

Read this blog in English or Portuguese

Solution Consultant

Juan Beck has over thirteen years’ experience in the payments industry working with banks, acquirers and payments networks across Latin America. His experience spans both online authorization and back office operations of financial transactions. He’s a consultant leader in customers’ modernization journey towards real-time payments processing, and interoperability with emerging alternative payment methods. To do this effectively, he leverages both his academic and field expertise, with a Master’s Degree in Business Administration and extensive payments experience.

[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]