Skip to content

Cómo los Ponibles están cambiando los pagos en Colombia [How Wearables Are Changing Payments in Colombia]

Wearables are transforming payments in Columbia

Available in Spanish and English

Thanks to the payment industry’s ongoing digital transformation and countless innovations adopted by banks, fintechs and retailers, it is now possible to make payments via bracelets, rings, watches, and even jackets—these are called Ponibles in Colombia. You know them as ‘Wearables.’

[View English Version]

Los pagos estarán en su muñeca no su billetera

Gracias a la trasformación digital que se viene presentando en la industria de pagos y las innovaciones adoptadas por los bancos y el comercio, en la actualidad es posible realizar pagos a través del uso de pulseras, anillos, relojes y hasta chaquetas que son los objetos “Ponibles”. Como su palabra en español describe este tipo de aparatos llamados Wearables, los cuales, a través de la inclusión de un Hardware muy chico, con funcionalidades de radiofrecuencia permite pagar en terminales de punto de venta como si fueran tarjetas sin contacto.

Los wearables han sido muy utilizados con fines deportivos y de bienestar, permitiendo monitorear y registrar las actividades físicas de los usuarios, las pulsaciones cardiacas, numero de calorías consumidas y análisis del sueño en otras funcionalidades. Sin embargo, aún hay campo para explotar el gran potencial que estos dispositivos pueden prestar hablando de mayor variedad de usos posibles. No obstante, desde un par de años atrás se ha venido añadiendo nuevas funciones como la realización de pagos, y es que algunos de los beneficios adicionales a la portabilidad y seguridad, es que son aparatos fáciles de poner, en una posición útil, y con un tamaño y peso ligero que hacen que llevarlo puesto sea una opción muy conveniente.

 

El estado actual de los Ponibles

Se estima que la utilización de estos dispositivos crezca en un futuro cercano. Una de las razones más fuerte para creer esto es que para el 2018 el 16% de la población serán nativos digitales, comúnmente llamados Millennials, que en su mayoría realizan tramites a través de dispositivos móviles e internet.  Un estudio de Brand Talk y MIN TIC señala que el 76% de los Millennials en Colombia tienen un Smartphone; el 90% de ellos hacen uso de las redes sociales y el 83% de ellos duerme con el celular al lado de la cama.

En el mundo de los móviles los teléfonos inteligentes llevan la delantera debido a un mayor número de posesiones y variedad en el mercado. No se puede contradecir el avance de los dispositivos wearables. Los fabricantes están trabajando en la incorporación de funciones adicionales para pagos, para convertirlo en un elemento cotidiano. Este tipo de dispositivos promete revolucionar la industria a través del auge y la incorporación de las tecnologías de sensores para el internet de las cosas (IoT) y de Big Data para una mayor aplicabilidad proporcionando gran cantidad de información valiosa para los usuarios.

Hoy, de los 200 millones de dispositivos Wearables en el mundo solo el 2% tienen funciones de pagos y se espera que esta cifra se incremente a un 35% en el 2020. Por ejemplo, se habla que para el 2018 el 50% de los consumidores en mercado maduros serán a través de Smartphone o portarán pagos móviles.

Un estudio de la Universidad de Stanford en Latinoamérica dice que la mayoría de los bancos encuestados, prestan especial atención a innovaciones en aplicaciones móviles y opciones de billetera y pago móvil. También indican que, el 73% de estas entidades expresaron que no están probando ninguna tecnología disruptiva como Smart tv o Wearables, concentrándose en aumentar y mejorar sus canales digitales existentes. Mientras que el 27% de los bancos confirman que están probando nuevas tecnologías como los Wearables.

Según la consultora Juniper Research, cerca de 1.200 millones de personas en el mundo acceden a los bancos por medio de dispositivos electrónicos y más de 3.000 mil millones lo harán para el 2021. A la banca no le queda otra salida que acelerar su trasformación digital.

En Colombia, dentro de una década, la banca digital cobijara aproximadamente el 13,5 % de la población. Esto representa una población de 16 millones de personas, muy por encima a la tasa de hoy que es del 3,9%.

La transformación digital es uno de los mayores retos para banca colombiana y ello implica hacer grandes esfuerzos en temas de garantizar seguridad, educación financiera y poseer un conocimiento profundo de los clientes.

En el 2016, según las estadísticas de la Super Financiera de Colombia, el 32% de los 4.920 millones de operaciones en el sistema financiero, fueron a través de medios por internet o dispositivos móviles, cifras que demuestran el crecimiento e impulso de la banca no tradicional en el País.

Un ejemplo del crecimiento de la banca no tradicional es Grupo Aval, quien, en abril de 2016, fue la primera entidad colombiana en implementar la manilla de pago llamada Aval Pay emitida por el Banco AV Villas. Esta manilla posibilita el pago sin contacto a través de identificación por radiofrecuencia incorporadas; el objetivo de Aval es vincularse en eventos de entretenimiento como conciertos y festivales para ampliar el número de sus usuarios.

 

Los Ponibles en Colombia

Por otro lado, Banco de Bogotá en Julio de 2016, saco el token móvil para Apple Watch con el objetivo de que sus clientes puedan visualizar los códigos del token en reloj y así pueden inscribir cuentas, hacer transferencias, pagos y actualización de datos de forma fácil.

Otro caso es Bancolombia el cual lanzó en el 2017, una variedad de funcionalidades a través de aplicaciones para Apple y Android Wear. Así, los clientes visualizan el código QR (código de respuesta rápida, código de barras de repuesta) con o sin valor para facilitar las transferencias.

Es importante resaltar y ver como en Colombia algunos Bancos han incursionado en la innovación y transformación digital de los servicios financieros, a través de mejores formas de abordar las experiencias de pago.

Tanto he dicho de los Wearables en Colombia, que ya no es una ilusión, sino una realidad en la tecnología, y quienes queramos ser partícipes de esta nueva tendencia podemos disfrutarla en su esencia. Para mí traduce en el término de simplicidad, porque con solo portarla poder ingresar a conciertos o eventos culturales sin presentar el tiquete, y mostrando únicamente la pulsera. Al mismo tiempo, agiliza el ingreso por medio de una validación inmediata; brinda la posibilidad de comprar bebidas y alimentos de forma fácil mientras nos libera de llevar con nosotros cosas innecesarias como la carteras y billeteras para poder disfrutar del evento de una forma placentera olvidándonos de temas como el pago de los consumos. Así que lo último que me queda por decir es que ¡Viva la música y la cultura sin dinero en mano!

 

How Wearables Are Changing Payments in Colombia

Thanks to the payment industry’s ongoing digital transformation and countless innovations adopted by banks, fintechs and retailers, it is now possible to make payments via bracelets, rings, watches, and even jackets—these are called Ponibles in Columbia. You know them as ‘Wearables.’

Wearables have been utilized largely for health and wellness-related activities; monitoring and registering physical activities such as cardiac pulsations, calories burned and sleeping analysis, among other functions. However, there is still room to exploit the great potential of these small and rather secure devices. A few years ago, new functions, like making payments, were added.

 

The current state of wearables

One of the strongest reasons for continued wearables growth and adoption is due to millennials; in 2018, 16% of the population globally will be comprised of digital natives (millennials), many of whom conduct much of their daily activity through mobile devices and the internet. A study from Brand Talk and MinTIC indicates that 76% of millennials in Colombia have a Smartphone; 90% of them use social networks and 83% of them sleep with the cellphone beside the bed.

Developers are working to incorporate additional payment features and functionality into wearables, with the intent of making these devices increasingly essential to daily life. And wearables promise to revolutionize the industry, through the upswing and incorporation of sensory technologies for the Internet of Things (IoT) and big data, providing a great quantity of valuable information for users.

Of the 322 million wearable devices in the world today, only 2% have payment functionalities, but this number is expected to increase to 18.3% by 2021. Further, by 2018, 50% of consumers in mature markets will use smartphones or carry mobile payments capabilities with them.

A Latin American study from Stanford University states that most banks pay special attention to mobile application innovations including mobile payment and wallet options. It indicates that 73% of the study participants are not currently pursuing disruptive technology such as smart TVs or wearables, rather they are focused on increasing and improving existing channels. 27% of the banks affirm that they are trying new technologies like wearables.

According to Juniper Research, nearly 1.2 million people worldwide access banking via electronic devices, with more than 3 billion expected to do so by 2021. Banking has no other way out than to accelerate the digital transformation.

Within the next ten years in Colombia, digital banking will be utilized by approximately 16 million people, which represents 13.5% of the population; this is well above of today’s rate of 3.9%.

Digital transformation is one of the biggest challenges for Colombian banking; an industry that is making great strides in terms of security and financial education for its increasingly savvy clients.

 

Wearables in Columbia

According to Colombia-based Super Financiera, in 2016, 32% of the 4.9m operations in the financial system were via internet or mobile devices. This data shows the growth and boost of non-traditional banking in the country.

In 2016, Grupo Aval was the first Colombian entity to implement the payment bracelet called Aval Pay, which was issued by AV Villas Bank. This bracelet enables contactless payment through the identification by incorporated radio frequencies.

Related, Banco de Bogota, in July 2016, launched a mobile token for the Apple Watch, enabling clients to register accounts, as well as conduct bank transfers, payments and data updates quickly and easily.

In 2017, Bancolombia launched a variety of functions through applications for Apple and Android, enabling customers to simply facilitate money and non-money transactions through QR codes.

We’ve seen several banks in Colombia increasing their focus on innovation and digital transformation—thereby improving customer and payment experiences.

Wearables are here to stay in Colombia. Their simplicity allows us to forego physical purses and wallets when we make purchases. Specifically, for me, wearables make attending concerts more enjoyable because I don’t have to think about payments.